Bienaventurados los pobres en espíritu

Bienaventurados los pobres en espíritu

Ayúdame: La depresión a la luz de la biblia Como venderla

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos (Mateo 5:3). Esta es la primera de las ocho bienaventuranzas que nuestro Señor enseñó a sus discípulos en el conocido Sermón del Monte.

Ya que la palabra bienaventurado en griego significa dichoso o feliz, es importante establecer que las bienaventuranzas nos presentan un marcado contraste entre la felicidad según Dios y la felicidad según el mundo. Asimismo, el otro aspecto a considerar en el estudio de las bienaventuranzas es que estas nos presentan las diferencias entre un cristiano y un incrédulo. Es decir, son una descripción del carácter cristiano que inevitablemente contrasta con el carácter del mundo.

Ahora bien, para entender esta primera bienaventuranza, debemos descartar algunas ideas erróneas acerca de lo que significa pobre en espíritu. Y para eso, es necesario responder ¿Quién no es un pobre en espíritu?