Un Modelo a Seguir ¿Es para todos la salvación?

Un Modelo a Seguir ¿Es para todos la salvación?

En la actualidad las personas van de un lugar a otro sin un rumbo fijo, millones se integran a múltiples sectas y grupos religiosos en busca de una salvación que no puede ser alcanzada, si se rechaza la piedra angular de este estado en la vida del hombre, muchos

 

libres pensadores han creado grupos bajo sus propios ideales, y no han aceptado que la salvación del alma, solo se puede alcanzar por medio de la cruz, el sacrificio perpetuo de cristo para los que creen.

descargar y escuchar audios gratis
han creado dogmas, requisitos y doctrinas, que no están ni un poco cerca del verdadero plan de salvación, que Dios estableció para el hombre.
Las obras, la caridad, el amor al prójimo, el apartarse del pecado, no son los requisitos primarios de una salvación perpetua, pero si son los frutos que esta conversión mostrará una vez el individuo sea salvo.
La biblia nos a explicado con claridad este principio y nos a mostrado que la salvación viene de Jesucristo; y fuera del todo son solo espejismos y engaños, que llevaran al hombre a la perdición de lo que representa lo más valioso que tiene que es su alma.
Leamos con detenimientos estos textos y meditemos en su enseñanza.
Definamos primero qué es SALVACIÓN:

1. En el principio, Dios creó al hombre, a Su imagen y semejanza y en perfecta comunión con Él.
2. A causa de su desobediencia, el hombre se alejó de Dios, eligiendo tomar su propio camino.
3. Este pecado condenó al hombre a vivir eternamente fuera de la Presencia Divina, en el Infierno, en el lago de fuego y azufre que arde por los siglos.
4. Pero Dios Padre, en Su infinito amor, dio a Su creación el medio para reconciliarse con Él. Ofreció (y ofrece) un medio para que SALVE su alma de la condenación. La sangre de Su Hijo JESUCRISTO, nuestro bendito Cordero de expiación.

¿Es esta SALVACIÓN un REGALO INMERECIDO o un PAGO MERECIDO?
Es lo que trataremos de responder.

Supongamos esta conversación:

-“¿Dónde piensas que irás cuando mueras…?”
-“Y…yo soy una buena persona, siempre lo he sido, creo en Dios, cumplo los mandamientos ya que nunca maté a nadie ni robé, de vez en cuando voy a la iglesia, y encima… mira que hermosa cruz llevo colgada. Además, como si fuera poco, cuando era bebé me bautizaron. No creo equivocarme si digo que mi relación con Dios es buena, así que… YO IRÉ AL CIELO.”
-“Pero… ¿has tenido un ENCUENTRO PERSONAL con Jesucristo?
-“Si, claro..! ¿ No te dije que voy a la iglesia?
Si esta conversación fuera real, no tendría buenas noticias para mi amigo. Y aunque no guardo demasiadas expectativas de que mi opinión le importe mucho, al menos trataría de que le importara la opinión de Dios.

¿Cómo obtenemos la Salvación?
…según lo expresado por Dios en las Sagradas Escrituras?

La Biblia dice que la Salvación es un REGALO (Gracia) de Dios, que no hay NADA que las personas podamos hacer para merecerlo. Esta Salvación, este regalo, se recibe al aceptar a Jesucristo en nuestro corazón, como el Mesías, el Cristo, el Cordero de Dios, nuestro Redentor, quien pagó por nuestros pecados, en la Cruz del Calvario.

1. La Salvación es un REGALO DE DIOS.

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” (Efesios 2 :4-5)

“…siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (Romanos 3: 24-25)

“Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra” (Romanos 11: 6)

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres…” (Tito 2: 11)

2. La Salvación NO SE MERECE por algo que hagamos, no se merece por obras.

“Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.” (Hechos 8: 20)

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2: 8-9)

“sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.” (Galatas 2: 16)

“Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia.” (Tito 3: 4-5)

“Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley” (Romanos 3: 28)

3. Solo la fe en Jesucristo nos da la Salvación.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3: 16)

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.” (Romanos 5: 1)

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14: 6)

“Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:12)

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” (Hechos 16 :31)

“Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” (Romanos 10: 8-9)

“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación” (Romanos 5: 10-11)

“No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.” (Romanos 5: 14-15)

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.” (Romanos 5: 8-9)

“Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.” (primera de Juan 4: 14)

“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1: 11-13)
nos a que da do más que claro que en ningún otro hay salvación; y que esta salvación es para todos los que han creído y han entregado su vida y fe al evangelio, a la firme convicción de que Jesucristo es el señor de sus vidas, y fuera de esta verdad, no hay más verdades o caminos alternos, el que no ha conocido al padre por medio de su hijo ciertamente morirá.
¿Es para todos la salvación?

Sí alguna persona paga por una deuda tuya, pero tú no aceptas ese regalo, tu deuda seguirá allí y tendrás que pagarla algún día. Así es la salvación, si quieres que él pague tus deudas y perdone tus pecados, tienes que aceptar su sacrificio en la cruz y darle tu vida. Él se encargará del resto, su palabra dice: qué busquemos primeramente, el reino de Dios y su justicia.

¿La salvación es para los judíos?

La salvación ciertamente, primero fue para los judíos, pero todo estaba escrito, y sucedería que el pueblo no creería, la palabra del señor nos enseña.
Juan 1: 9-14.
“Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todoslos que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Jesús vino a cumplir lo escrito por los profetas para cumplir las promesas de Dios hacia el pueblo de Israel; pero su pueblo no le recibió y la salvación se extiende a todos judíos y gentiles. Es una de las razones por las que hoy podemos estar seguros que Jesucristo es el verdadero y nuestro salvador. A partir de este punto podemos entrar confiadamente ante nuestro padre en los cielos y ser llamados hijos.

Mateo 23: 29-39
“Ay de vosotros, escribas y fariseos, ¡hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos, y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas. Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas. !!Vosotros también llenad la medida de vuestros padres! !!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis
de la condenación del infierno? Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad; para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación. !!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

” Jesús dio su vida por ti, él es el que tiene una respuesta a tu dolor y confusión,,una morada en los cielos para ti y tu familia.
Si recibes este regalo de salvación, no seas como los judíos que no le recibieron ni creyeron en Jesucristo, más bien hoy tienes la oportunidad de conocerle, servirle con amor y santidad, él llevará tu vida a lugares altos, serás llamado heredero con cristo en los cielos.

El Espíritu Santo como testigo da evidencia que, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
Las bendiciones de esta gran herencia están reservadas para nosotros en el cielo. Está siendo preparada para nosotros ahora en el cielo
“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” Juan 14: 1-3.
Este es un lugar especial en la presencia de Dios. Ahí ya no estaremos en una guerra espiritual con el pecado y el diablo. Nosotros seremos semejantes a Jesús.
“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” primera de Juan 3: 1-3.
Es triste que el mundo no comprenda o no quiere entender, que el camino de la salvación se encuentra en Jesús y que no creer en él nos aleja del perdón y la vida eterna; pero tenemos que tener claro que sólo es creer en Jesucristo, lo que nos dará la victoria.
El enemigo trabajará en hacer que tu fe se desvié, a otras cosas que te llevarán a la perdición.
“todos somos llamados pero pocos los escogidos”, esto es por causa de la mentira e ignorancia, satanás, aprovechará estas armas, y engaña a las naciones vistiéndose de ángel de luz, reclutando almas para la condenación eterna; ¡pero buenas noticias!, eres un escogido para recibir a Jesucristo en tu corazón para servirle con pasión y entrega.

Juan 8: 47-52.
“El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios. Respondieron entonces los judíos, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tú eres samaritano, y que tienes demonio? Respondió Jesús: Yo no tengo demonio, antes honro a mi Padre; y vosotros me deshonráis. Pero yo no busco mi gloria; hay quien la busca, y juzga. De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte. Entonces los judíos le dijeron: Ahora conocemos que tienes demonio. Abraham murió, y los profetas; y tú dices: El que guarda mi palabra, nunca sufrirá muerte.”
Notamos que ellos no podían comprender, aun oyendo no oyen, y viendo no ven, y esta es una realidad que muchos al rededor del mundo, están viviendo,
engañados en seCtas, no pueden ver la verdad que es entregada al mundo, y endurecen más y más su corazón.
si hoy has escuchado la voz de dios no la rechaces, ven y vive el gozo de ser salvo y reconciliado con dios.
por medio de la fe y la gracia que solo podemos encontrar en cristo Jesús.
Solo por el espíritu Santo podemos entender las escrituras, y él es el que nos convence de pecado, y nos da la oportunidad de recibir el amor y el perdón de nuestro salvador.
¡Amén!

Esperamos que esta lección te ayude a comprender el valor de la salvación del cual hoy tu eres parte.
el arte de servir les invita, a seguir este discipulado completo, donde tendrás grandes herramientas que fortalecerán tu fe.
en el siguiente audio veremos una pregunta que es frecuente entre los que aún no conocen a Jesús y son engañados cada día por falsos maestros.
¿Cómo sabré cual es la verdad y qué es mentira?
les esperamos.
el arte de servir.