¿Aún tiene Dios un plan para Israel? ¿Israel y la iglesia son la misma cosa?

¿Israel y la iglesia son la misma cosa? ¿Aún tiene Dios un plan para Israel?

En tiempos peligrosos, es importante tener el conocimiento de la palabra de Dios, donde podremos hallar consuelo, paz y una guía para nuestras vidas, en medio de un mundo cambiante, sin valores y cada día mas sumergido en filosofías humanas; una gran pérdida de la moral y principios básicos, que nos forman como humanos, nos muestra el cumplimiento de la escritura bíblica; donde hemos sido advertidos de estos tiempos y así mismo las promesas de Dios que nos protegerá y de que el será fiel en cumplirlas.


este video es un complemento con el anterior tema, los falsos judíos. Este estudio traerá luz a este tema y ayudará a comprender mejor el plan perfecto de dios para su iglesia y para Israel.

Israel-y-la-iglesia-son-la-misma-cosa ¿Aún tiene Dios un plan para Israel? ¿Israel y la iglesia son la misma cosa?

¿Israel y la iglesia son la misma cosa

Iniciemos.

 

¿Israel y la iglesia son la misma cosa? ¿Aún tiene Dios un plan para Israel?.

Este tema es uno de los más controversiales en la iglesia de hoy, y tiene implicaciones significativas respecto a la forma en que interpretamos la Escritura, especialmente en lo concerniente al final de los tiempos. Más importante aún, es que tiene gran importancia porque afecta la forma en que entendemos la naturaleza y el carácter de Dios Mismo.

Romanos 11: 16-36 registra la ilustración del árbol de olivo. Este pasaje habla de Israel como las (ramas “naturales”) siendo desgajadas del árbol de olivo, y la Iglesia (ramas o brotes “silvestres”) siendo injertadas en el olivo. Puesto que Israel es descrito como las ramas, así como la iglesia, es lógico entender que ningún grupo es “el árbol entero,” por así decirlo; más bien, todo el árbol representa la obra de Dios con la humanidad en su conjunto. Por tanto, el programa de Dios con Israel y el programa de Dios con la Iglesia, forman parte del desarrollo de Su propósito entre los hombres en general. Desde luego, esto no quiere decir que ambos programas sean de poca importancia. Como muchos comentaristas han señalado, gran espacio de la Biblia está dedicado a los programas de Dios con Israel y con la Iglesia, más que con cualquier otro de los tratos de Dios.

En Génesis 12, Dios prometió a Abraham, que él sería padre de una gran nación (los judíos), los judíos poseerían una tierra, la nación sería bendecida sobre todas las demás naciones, y toda las naciones serían bendecidas de Israel. Así que, desde el principio, Dios reveló que Israel sería Su pueblo elegido en la tierra, pero que Sus bendiciones no estarían limitadas exclusivamente a ellos. Gálatas 3:14 identifica la naturaleza de la bendición que vendría a todas las demás naciones: para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.” Todas las naciones del mundo fueron bendecidas por Israel, a través de quien vendría el Salvador del mundo.

El plan de Dios de redención, está edificado sobre la obra terminada de Jesucristo, un descendiente de David y Abraham. Pero la muerte de Cristo en la cruz, es suficiente por los pecados del mundo entero, no solo de los judíos. Gálatas 3: 6-8 dice, “Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.” Finalmente, Gálatas 3: 29 dice, “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” En otras palabras, en Cristo, los creyentes son contados como justos por medio de la fe de la misma manera que lo fue Abraham (Gálatas 3: 6-8). Si estamos en Cristo, entonces somos participantes de la bendición de Israel y todas las naciones en la obra redentora de Cristo. Los creyentes se convierten en descendientes espirituales de Abraham. Los creyentes no se convierten físicamente en judíos, pero pueden disfrutar el mismo tipo de bendiciones y privilegios que los judíos.

Ahora, esto no contradice o nulifica la revelación dada en el Antiguo Testamento. Las promesas de Dios en el Antiguo Testamento aún son válidas, y la relación de Dios con Israel como el pueblo elegido, señala hacia la obra de Cristo como un Redentor de todo el mundo. La Ley Mosaica aún es obligatoria para todos los judíos que aún no han aceptado a Cristo como su Mesías. Jesús hizo lo que ellos no pudieron hacer – cumplir la Ley en todos sus detalles (Mateo 5:17).Como creyentes del Nuevo Testamento, ya no estamos bajo la maldición de la Ley (Gálatas 3:13), porque Cristo ha tomado esa maldición sobre Sí Mismo en la cruz. La Ley servía para dos propósitos: para revelar el pecado y la incapacidad de la raza humana (por sus propios méritos) para hacer algo acerca de ello; y para dirigirnos a Cristo, quien cumplió la Ley. Su muerte en la cruz satisfizo totalmente los justos requerimientos de perfección de Dios.

Las promesas incondicionales de Dios no son invalidadas por la infidelidad del hombre. Nada de lo que hacemos es jamás una sorpresa para Dios, y Él no necesita ajustar Sus planes de acuerdo a la forma en que nos comportemos. No, Dios es soberano sobre todas las cosas – pasadas, presentes y futuras – y lo que Él ha preordenado tanto para Israel como para la Iglesia, sucederá, independientemente de las circunstancias. Romanos 3: 3-4 explica que la incredulidad de Israel no nulificaría Sus promesas concernientes a ellos: ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando fueres juzgado.”

Las promesas hechas a Israel aún se mantendrán en el futuro. Podemos estar seguros de que todo lo que Dios ha dicho es verdad y sucederá, por Su carácter y consistencia. La Iglesia no reemplaza a Israel y no debe esperar un cumplimiento simbólico de las promesas del Antiguo Pacto como se lee en las Escrituras, es necesario mantener separados a Israel y a la Iglesia.

¿Tiene Dios un futuro para Israel?: Un Estudio de Romanos 11.

¿Por qué toda la confusión?
personas que niegan que Israel tiene un futuro en el plan de Dios, a menudo me parece que muchos de ellos han sido influidos por los escritos de aquellos que sostienen la teología del Pacto. Los que sostienen la teología del pacto creen que Dios ha rechazado a Israel y que la Iglesia ha reemplazado a Israel en el plan de Dios. Ellos sostienen que las promesas de Dios a Israel en relación con una restauración nacional y una tierra para vivir, no se cumplirán. Ellos creen que estas promesas se han perdido a causa de la desobediencia o transferido espiritualmente a la Iglesia.

Principios para permanecer en la pista.
Aunque podemos estar buscando en muchos pasajes relacionados con el futuro de Israel, el objetivo de este estudio es Romanos 11. Es en este capítulo que Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, se dirige directamente al papel futuro de Israel en el plan de Dios. También es aquí donde inequívocamente reafirma que las promesas de Dios a Israel se cumplirán. Es aquí donde se nos dice en términos absolutos, “No ha desechado Dios a Su pueblo.”

A medida que nos acercamos a esta cuestión, hay tres principios que le ayudarán a llegar a conclusiones correctas. En primer lugar, debemos mantener nuestra hermenéutica simple y tomar la Biblia por lo que dice. La hermenéutica se ocupa de la forma en que interpretamos la Biblia. Si interpretamos la Escritura literalmente, de acuerdo con el método histórico-gramatical de interpretación, vamos a mantener el rumbo. Dios quiso que Su Palabra fuese entendida, y nos evitará mucha confusión si nos limitamos a aceptar lo que Él está diciendo en su valor nominal.

En segundo lugar, en nuestro estudio, debemos mantener la distinción bíblica entre Israel y la Iglesia. En la Biblia, “Israel” significa Israel e “Iglesia” significa la Iglesia. De todas las referencias a “Israel” y la “Iglesia” en la Biblia, los dos nunca están intercambiadas o utilizadas como sinónimos. Aunque Israel y la Iglesia tienen similitudes, también hay muchas diferencias. Israel es una nación que desciende de Abraham, de Isaac y de Jacob. La Iglesia está compuesta de muchas nacionalidades y nació en el día de Pentecostés en Hechos 2.
Si seguimos estos dos grupos distintos, como lo hace la Biblia, no vamos a confundirnos.

En tercer lugar, tenemos que entender que algunos de los propósitos de Dios que se han establecido son incambiables. Este es ciertamente el caso de sus planes para Israel. Esto es importante debido a que la época en que vivimos, el tiempo de la Iglesia, se caracteriza por la salvación de los gentiles. Aunque algunos Judíos han venido a Cristo, son en su mayoría gentiles los que se salvan. el tiempo de la salvación de los gentiles, sin embargo, no significa que Dios ha terminado con Israel. Como Romanos 11 mostrará, después de que Dios ha completado Su programa con los gentiles, Él se reanudará y completara Su programa con Israel.

Descripción general del plan de Dios para Israel.
El plan de Dios para Israel fue presentado en el Antiguo Testamento. Según Daniel 9: 24-27, Dios tiene un programa de las setenta semanas (o 490 años) para Israel. Sesenta y nueve de estas semanas (o 483 años) han sido cumplidas. Una semana, o periodo de siete años, queda por cumplir. Este período de siete años, lo que llamamos la Tribulación, comenzará después del rapto de la Iglesia. Durante la Tribulación, Dios derramará su ira sobre un mundo incrédulo y reanudara su programa con Israel. Durante este tiempo, él traerá a Israel al arrepentimiento y la fe en Jesús como su Mesías. Jesucristo vendrá de nuevo y establecerá Su reino terrenal cuando Israel crea. Es en este reino que Dios cumplirá todas las promesas del pacto que Él hizo con Israel en el Antiguo Testamento.

Resumen de Romanos 1-10.
Antes de ver los detalles de Romanos 11, es necesario resumir lo que Pablo ha escrito hasta este punto en el libro de Romanos.

Romanos 1-8.

En los tres primeros capítulos, Pablo declara que todos hemos pecado y somos culpables ante Dios. En los capítulos cuatro y cinco, habla sobre cómo la salvación es solo por la fe y cómo todos los que creen en Jesucristo son declarados justos delante de Dios. Los capítulos seis y siete dicen cómo el pecado ya no tiene dominio sobre el creyente. En el capítulo ocho, Pablo muestra cómo la obra soberana de Dios de la elección garantiza que los creyentes están eternamente seguros.

Romanos 9-11.

Es en los capítulos 9-11, que Pablo se refiere específicamente al lugar de Israel en el plan de Dios. Algunos han pensado que los capítulos 9-11 son un cambio en el objeto de lo que Pablo había estado hablando con anterioridad en los primeros ocho capítulos. Esto, sin embargo, no es así. Los Capítulos 9-11 fluyen lógicamente de lo que Pablo presenta en los capítulos 1-8. Si Pablo tiene razón en que Dios cumplirá Su plan de salvación con los que Él ha elegido, la cuestión del futuro de Israel viene naturalmente a la mente. Si los propósitos de la elección de Dios son verdaderos, ¿qué hay de Israel? Ellos fueron elegidos por Dios.

¿Qué pasa con todas las promesas y pactos que hizo con ellos en el Antiguo Testamento?

En los capítulos 9-11, Pablo responde a estas preguntas y muestra que Dios cumplirá Sus promesas con Israel. Ellos, como Su pueblo, tienen un futuro glorioso y todavía están dentro del alcance de Su salvación provista en Jesucristo. Incluso en un estado actual de incredulidad y después del comienzo de la era de la Iglesia, Israel sigue siendo visto como el poseedor actual de “los pactos” y “las promesas” que Dios hizo con ellos en el Antiguo Testamento (ver Romanos 9: 4).

Este glorioso futuro espera a Israel, sin embargo, de ninguna manera los excusa de su terrible pecado de rechazar a Jesucristo. En el capítulo 10, Pablo demuestra que Israel es responsable de su fracaso en creer en el Evangelio: “Pero en cuanto a Israel, dice: Todo el día he extendido mis manos a un pueblo desobediente y rebelde.” ( Romanos 10: 21 ).

Dios había sido bueno con Israel. Él envió al Mesías a ellos; pero en lugar de aceptarlo, se endurecieron su corazón y lo mataron.

La nación que Dios escogió para Sí mismo se caracterizó por la terquedad y obstinación. El fracaso de Israel, sin embargo, abrió la puerta para la salvación de los gentiles. Como Romanos 10:20 declara: “Fui hallado por los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mi.” Esta es una referencia a la salvación de los gentiles.

Al final del capítulo 10, entonces, se había producido un dilema extraño. Los Judíos, que eran el pueblo elegido de Dios, habían rechazado a su Mesías, mientras que los gentiles, que anteriormente no tenían acceso a las bendiciones del pacto de Dios, encontraron la salvación.
¿Cómo se relaciona todo esto con el plan de salvación de Dios?

El rechazo del Evangelio por parte de Israel y la salvación de los gentiles se mencionan al final del capítulo 10, trayendo a colación algunas preguntas importantes que Pablo aborda ahora en el capítulo 11. ¿Ha terminado Dios con Israel como nación? ¿Hay un nuevo Israel: la Iglesia?
¿Las promesas a Israel en el Antiguo Testamento son ahora transferidas a la Iglesia?

En el capítulo 11, Pablo rechaza firmemente la idea de que Dios ha terminado con Israel. De hecho, él muestra que Dios está todavía tratando bondadosamente con ellos, y un tiempo futuro viene cuando El los salvará y restaurara en cumplimiento de Sus promesas del pacto.

amen.
el arte de servir, les da las gracias por seguir estos estudios.
puedes revisar todas las referencias, meditar en cada uno de los textos y orar a dios, pedir al espíritu santo QUE TE dé el discernimiento, para comprender su palabra y el plan perfecto que él ha preparado para cada uno de los que le aman.
si estos temas te son de bendición, compártelos y ayúdanos a que otros conozcan del amor de DIOS.

amen.

You must be logged in to post a comment.