EL Antiguo testamento Audio Libro Jonas

EL Antiguo testamento Audio Libro Jonas

Jonás Capítulo 1jonah_01.mp3
Jonás Capítulo 2jonah_02.mp3
Jonás Capítulo 3jonah_03.mp3
Jonás Capítulo 4jonah_04.mp3

Resumen del libro de Jonás

Este resumen del libro de Jonás proporciona información acerca del título, los autores, fecha de escritura, cronología, temas, teología, ideas generales, una breve perspectiva y los capítulos del libro de Jonás.

Título

El libro es nombrado por su personaje principal, cuyo nombre significa “paloma”; observen el símil usado por Efraín en Oseas 7:11 para mostrar el reino del norte como “fácil de engañar y sin sentidos” ver también Salmos 68:13; 74:19 y sus respectivas notas.

Autor

Aunque el libro no identifica a su autor, la tradición lo ha atribuido al profeta mismo, Jonás, hijo de Amitai (1:1), de Gat-hefer (2 Reyes 14:25; ver nota allí) en Zabulón (Josué 19:10,13). Sin embargo, en vista de sus tantas similitudes con las narraciones sobre Elías y Eliseo, este puede venir de los mismos círculos proféticos que compusieron los relatos originales sobre aquellos profetas, quizás en el octavo siglo a. C. (ver Introducción a 1 Reyes: Autor, Fuentes y Fecha).

Historia

En la mitad de siglo durante el cual el profeta Jonás ministró (800-750 a. C.) un evento significante afectó el reino del norte de Israel: El Rey Jeroboam II (793-753) restauró sus fronteras tradicionales, terminando casi un siglo de conflictos esporádicos entre Israel y Damasco.

Jeroboam, bajo la buena providencia de Dios (2 Reyes 14:26-27), lideró la defensa de Damasco frente a Asiria (en la mitad posterior del noveno siglo), la cual derrotó el centro del poder arameo. Previo a ese tiempo, no solo Israel había sido reducida en tamaño, sino que el rey de Damasco había sido capaz de controlar relaciones internas en el reino del norte (2 Reyes 13:7). Sin embargo, luego de la campaña asiria contra Damasco en 797, Joacaz el rey de Israel había sido capaz de recuperar el territorio perdido frente al rey de Damasco (2 Reyes 13:25). Subsecuentemente, problemas internos en Asiria permitieron que Jeroboam completara la restauración de las fronteras del norte de Israel. Sin embargo, Asiria siguió siendo la amenaza real del norte en esta época.

Los profetas del Señor estaban hablando a Israel acerca de estos eventos. Alrededor de 797 a. C. Eliseo habló al rey de Israel con respecto a victorias futuras sobre Damasco (2 Reyes 13:14-19). Unos años después, Jonás profesó la restauración que Jeroboam completó (2 Reyes 14:25). Pero un poco después que Israel había triunfado, comenzó a gozarse en su nuevo poder. Porque estaba aliviada de presiones extranjeras – un alivio que había venido de acuerdo a las palabras motivadoras de Eliseo y Jonás – esta se sintió celosamente complaciente acerca de su estatus favorecido con Dios (Amós 6:1). Esta enfocó su religión en las expectativas del “día del Señor” (Amós 5:18-20), cuando la oscuridad de Dios sumergía a las otras naciones, dejando que Israel se calentara en su luz.

Fue en tal momento que Dios envió a Amós y a Oseas a anunciar a su pueblo de Israel que él no “los toleraría más” (Amós 7:8; 8:2) sino que los enviaría al exilio “más allá de Damasco” (Amós 5:27), por ejemplo, a Asiria (Oseas 9:3; 10:6; 11:5). Durante este tiempo, el Señor también envió a Jonás a Nínive a advertir acerca del peligro inminente del juicio divino.

Al ser Jonás contemporáneo con Amos, ver Introducción a Amós: Fecha y Situación Histórica para detalles adicionales.