Manuales y cursos│Pastores y Lideres Cristianos

Manuales y cursos│Pastores y Lideres Cristianos


Principios Fundamentales del Liderazgo

Panorama General

El corazón de un líder requiere de un amor que se involucre en las luchas y problemas que sus seguidores enfrenten en la vida, un amor que confrontará con la seguridad que proviene del conocimiento de Dios y sus propósitos en nuestras vidas. Para llevar a cabo el propósito de formar líderes, el formador de líderes debe tener:

Manuales y cursos│Pastores y Lideres Cristianos

 

LOS LÍDERES DEBEN ESTAR DISPUESTOS A SER VULNERABLES.

La vulnerabilidad es la disposición a permitir que mis seguidores vean mis necesidades, mis temores, mis sentimientos, y mi crecimiento de tal manera que los edifique y ayude a crecer en carácter y competitividad. La vulnerabilidad debe edificar sin manipular. Tú serás vulnerable contra tu voluntad porque una de las razones claves por la que Dios te ha puesto en el liderazgo es para que crezcas en público. Por esta razón, Dios hará posible que tengas muchas y no pocas oportunidades para ser vulnerable, en contra de tu voluntad. Esto no es porque Dios quiera avergonzarte o minimizarte, sino para que crezcas de tal manera que seas un modelo de crecimiento para otros y los influencies para que conozcan a Dios a través de tus luchas. Cundo Dios te hace vulnerable, no huyas y te escondas – todos ya saben lo que está sucediendo, y tu ganarás y mantendrás el respeto tomando una apropiada responsabilidad de tu vulnerabilidad. Invita a otros a tu peregrinar de la manera en que Pablo lo hizo en el Nuevo Testamento.

  • Él frecuentemente dio su testimonio, aún cuando no era halagador para él.
  • Habló de su temor y temblor cuando llegó a Corinto.
  • Habló de enfrentar a leones y temores por su vida en Efeso.
  • Habló de no encontrar reposo para su alma en Troas.
  • Habló a los corintios de sentirse inadecuado para el triunfo de Dios.
  • Habló de su debilidad porque su fuerza, esto es, su vulnerabilidad era el canal más utilizado por Dios para hacer una diferencia en otros a través de él.
  • Habló del peso que las iglesias tenían sobre él.
  • Habló de su necesidad de confrontar a Pedro por el Evangelio en Gálatas.
  • Habló de su gratitud por las ofrendas en Filipenses
  • Habló de su necesidad de oración a los colosenses
  • Habló de su necesidad de ofrendas a los romanos
  • Habló a Timoteo de la herida que le causaron aquellos que lo atacaron
  • Habló de su interna soledad y necesidad de otros cuando fue abandonado después del juicio por su vida en 2 de Timoteo.

Sigue la guía de Pablo y disponte a ser vulnerable en tu peregrinar; esto hará una gran diferencia en las vidas de aquellos que te siguen.

LOS LÍDERES DEBEN ESTAR DISPUESTOS A HUMILLARSE A SÍ MISMOS.

Jesús lavó los pies, porque ninguno de Sus seguidores tuvo la moneda para pagar la factura emocional de servir cuando se debía. Él sabía esto, y eligió ser el modelo de la autohumillación ante ellos porque sabía que el ejercicio del poder, la capacdad y la competencia nunca darían cumplimiento a Su misión. Jesús sabía que el liderazgo poderoso puede ser un liderazgo productivo de corto término, pero al final es en realidad un liderazgo destructivo. Jesús también sabía que Sus hombres nunca cambiarían sin alguna enseñanza muy directa, pero la enseñanza no podía ser solo en palabras; la enseñanza debía ser mediante acciones inolvidables que hicieran un impacto permanente en ellos. Encontramos la moneda para humillarnos a nosotros mismos donde Él la encontró – en una relación y misión que significó más para Él que Su imagen, Su poder, Su forma de tener la razón, Su necesidad de ganar, o cualquier otra cosa en el mundo. Esta relación y misión estaba motivada por un amor que solo

Él puede dar. Los formadores de líderes deben estar creciendo en un amor por Cristo, que los libere de cualquier otra dependencia y les permita humillarse a sí mismos y servir.

LOS LÍDERES DEBEN SEGUIR A JESÚS Y SER MODELOS DE LO QUE DESEAN QUE SUS SEGUIDORES SEAN Y HAGAN.

Jesús era el único dispuesto para hacer lo que los discípulos habrían fallado en hacer por ellos mismos.

  • Él sabía exactamente lo que estaba haciendo y porqué lo estaba haciendo cuando se levantó de la mesa, se ciñó la cintura, tomó la toalla y la palangana con agua, y fue de uno en uno lavando sus pies.
  • Él sabía quién era Él y cuál era Su autoridad sobre ellos.
  • Él sabía que la única manera en que Él podía demostrar verdadera autoridad, era sirviendo.
  • Él sabía que ellos nunca tendrían verdadera autoridad a menos que se volvieran siervos, exactamente de la misma manera que Él lo hizo.
  • Él sabía que estaba viviendo lo que Pablo llegó a describir en Filipenses 2, la misma actitud mental a que el apóstol nos llama a tener.
  • Él sabía que solo esta forma de pensar puede tomar y llevar la cruz, y Él ya había establecido el hecho de que sin la cruz, los discípulos nunca serían capaces de seguirlo.
  • Él eligió conscientemente ser el modelo de lo que quería que ellos llegaran a ser.
  • Él deliberadamente les ordenó hacer lo que Él hizo, para seguirlo como un modelo. Si debemos tener Su misma mentalidad y seguir Su modelo, entonces seremos el modelo para aquellos líderes incipientes a quienes estemos formando. Esta es la manera de obedecer para nosotros como formadores de líderes.

LOS LÍDERES DEBEN TENER CLARIDAD DE VISION

La visión se enfocó en el amor de nuestro Señor y le dio un sueño para Sus hombres. Él los vio haciendo cosas que jamás podrían hacer apartados de Su amor y Su misión para ellos. Él vio a estos pescadores ordinarios, comerciantes, y aldeanos comunes cambiando el mundo.

  • Él los llamó por Su visión para ellos
  • Él los enseñó por Su visión para ellos
  • Él los desafió por Su visión para ellos
  • Él los limpió por Su visión para ellos
  • Él los confrontó por Su visión para ellos
  • Él fue el modelo para ellos por Su visión para ellos
  • Él los comisionó porque Su mayor visión del mundo los incluía a ellos

Jesús jamás careció de visión; Él siempre supo lo que estaba haciendo porque siempre supo el por qué lo estaba haciendo. Tú debes estar siempre con una visión, siempre formando el carácter y la capacidad de tus líderes a la luz de tu visión – la visión de Jesús te ha llamado a dedicarte a lo que ellos han respondido y se han comprometido contigo. Tú debes alinear el carácter y la capacidad de tus líderes incipientes con la visión y mantenerte llamándolos hacia ella. También debes permitirles seguir la visión de acuerdo a su única y particular forma dada por Dios de hacer las cosas y no forzarlos a seguirla de acuerdo a la tuya; el objetivo es llevar a cabo acertadamente la visión, y no adaptarse a los dones y métodos de otros. Si los fuerzas a hacer lo que tu haces o a hacer las cosas de la manera en que tu las haces, entonces eso ya no es visión, es control, y el controlar a los demás es responsabilidad del Señor, no tuya.

LOS LÍDERES DEBEN TENER UNA COMPRENSIÓN PRECISA DE LA VERDAD.

La teología es muy importante, y aún más en una iglesia que se inicia. Considera los primeros quinientos años de la iglesia, cuando virtualmente todos los problemas teológicos fueron considerados y definidos. En la actualidad existe una gran diversidad teológica en tu área, y una limitada habilidad para comunicarse o para tener una conversación teológica a través de la cultura. Es crítico para un sólido desarrollo teológico, reforzar a las iglesias nacientes, o los cultos triunfarán en el futuro. Jesús sabía exactamente cómo servir a Pedro, porque Él conocía la teología – Él sabía la verdad que Pedro necesitaba conocer si es que Pedro iba a ser de utilidad para Jesús en el curso de su vida. La verdad era fundamental para el futuro de Pedro. Jesús conocía la verdad precisa para el momento justo; Él sabía cómo decir y cómo usar la verdad para edificar a aquellos que estaba formando, de tal manera que fueran impactados y cambiados por el resto de sus vidas. Los líderes incipientes necesitan entender las verdades concernientes a Dios, la Trinidad, el Espíritu Santo, la Palabra de Dios, y el Señor Jesucristo. Además de esto, deben necesitar entender al nivel del corazón, las verdades concernientes a los caminos de Dios en la formación de los líderes a través de su peregrinaje, tales como:

  • Factores de identidad de Romanos 6
  • La realidad de la carne y del Espíritu de Romanos 7 y Gálatas 5
  • La naturaleza de los dones espirituales, incluyendo cómo discernir los de ellos y cómo desarrollar los suyos y los de otros
  • La necesidad de una comunidad
  • El valor de la injusticia, el sufrimiento, y el dolor en las manos de Dios y cómo responder apropiadamente a cada uno
  • La profunda verdad del pecado y su impacto en ellos (el pecado se esconde en los rincones y grietas de nuestras vidas, y se disfraza a sí mismo como humanismo y otras destructivas excusas).
  • El corazón del amor y el perdón
  • Todas estas verdades deben ser comunicadas en acción a la gente que piensa que ya se conoce a sí misma y quienes, como los discípulos, frecuentemente están ciegos ante su propia ceguera.

LOS LÍDERES DEBEN ESTAR DISPUESTOS A ARRIESGARSE AL RECHAZO

Jesús claramente se arriesgó a ser rechazado por los líderes de Sus días, tanto romanos como judíos. Pero Él también se arriesgó al rechazo de los mismos líderes que Él estaba formando, aún de la manera en que Pedro lo resistió y le reconvino; Jesús aún llegó al punto de preguntarles si lo abandonarían. El rechazo se presenta cada vez que una persona va en contra de los valores, expectativas, deseos o demandas de otros, de tal manera que aquellos otros se sienten desafiados, amenazados y airados. Jesús estaba contra los valores egoístas, las expectativas egocéntricas, deseos compulsivos, y las manifiestas demandas de Sus seguidores como las representadas por Pedro a quien reprendió (Marcos 8:33). Aquellos comprometidos con la formación de líderes deben tomar el mismo riesgo y podrían aún pagar el mismo precio de deserción o negación. A menos que el formador de líderes corra este riesgo – y aún lo experimente – no será efectivo en el cumplimiento de su tarea. Al igual que Jesús, el formador de líderes debe tener en cuenta las necesidades de sus incipientes líderes y no su propio éxito.

LOS LÍDERES DEBEN TENER DISCERNIMIENTO DE LOS CORAZONES DE LOS DEMÁS

Los líderes deben comprender los corazones de aquellos a quienes influencian.

  • El discernimiento proviene primeramente de la Escritura
  • El discernimiento proviene de observar la experiencia de otros
  • El discernimiento proviene de leer lo que los demás han aprendido
  • El discernimiento proviene del consejo de otros que tienen sabiduría acerca del corazón
  • El discernimiento proviene de la experiencia y el crecimiento personal

El formador del líderes necesita llevar un diario de su crecimiento, anotando

  • Lo que han aprendido
  • Cómo lo han aprendido
  • Cómo se sentían mientras aprendían
  • Lo que vencía su resistencia al aprendizaje
  • Lo que les ayudó a través de su experiencia de aprendizaje
  • Lo que cambió en el centro de su ser como resultado de su aprendizaje

El discernimiento de sus propios corazones – sin proyectarse a sí mismos sobre otros – conlleva humildad, sensibilidad, paciencia, y comprensión de los corazones de aquellos que están formando. La formación de sus propios corazones les da un discernimiento significativo del corazón de aquellos que influencian.